¿Cuáles son las causas más comunes de boca seca y dolor de cabeza?

Las causas comunes de una boca seca y dolor de cabeza incluyen deshidratación, migrañas, estados de ánimo negativos y ciertos medicamentos. Dependiendo de la causa, otros síntomas pueden ocurrir también, por ejemplo, la deshidratación causa un conjunto característico de síntomas que pueden incluir mareos y fatiga. La causa suele ser temporal, pero alguien que a menudo tiene una boca seca y dolor de cabeza podría beneficiarse de asesoramiento médico profesional.

La boca seca es causada por la reducción del flujo de saliva, y casi todo el mundo lo experimentará en un momento u otro. No es una enfermedad en sí misma, pero puede ser un síntoma de la enfermedad. El dolor de cabeza es otra queja comúnmente reportada y puede ser un síntoma de una enfermedad o una dolencia por sí misma.

Una de las causas más frecuentes de esta combinación de síntomas es la deshidratación, haciendo que el consumo de agua sea un buen primer paso para una persona que los experimenta. Otros síntomas que pueden ocurrir con la deshidratación incluyen disminución de la producción de orina, cansancio, mareos y estados de ánimo negativos como irritabilidad. La deshidratación es común después de la actividad física, el consumo de alcohol, la exposición a ambientes calientes o secos, y episodios de diarrea o vómitos. Las causas y los factores de riesgo adicionales incluyen el azúcar de sangre alto, la pérdida rápida del peso, y un desequilibrio del electrolito.

La deshidratación no tratada es una condición médica seria. Los síntomas como latidos rápidos del corazón y la respiración, temperatura corporal alta, piel arrugada, letargo extremo, desmayos, convulsiones y delirio son signos típicos de deshidratación severa. Una persona con estos síntomas requiere tratamiento médico inmediato para prevenir las consecuencias que pueden incluir daño cerebral permanente y la muerte.

El agotamiento por calor se desarrolla cuando el cuerpo se sobrecalienta, y puede ocurrir con o sin deshidratación. Los niños y las personas mayores, así como aquellos con enfermedades del corazón o la hipertensión, tienen un mayor riesgo de esta condición. Además de la boca seca y dolor de cabeza, los síntomas pueden incluir fatiga, náuseas, vómitos, mareos, sudoración, desmayos y calambres musculares. Los tratamientos en el hogar, como una ducha o bañera fría, bebidas frías no alcohólicas y no con cafeína, o la aplicación de hielo en el cuello, pueden ayudar a aliviar los síntomas. Al igual que con la deshidratación, esta enfermedad es potencialmente fatal. Alguien con agotamiento por calor debe buscar tratamiento médico si no hay mejoría dentro de los 30 minutos de tratamiento en el hogar.

Una amplia variedad de medicamentos, incluidos los prescritos para el tratamiento del dolor, la depresión, el insomnio, la ansiedad, las alergias y los resfriados, causan dolor de cabeza y sequedad en algunas personas. Las drogas que causan este problema lo hacen porque afectan a las glándulas salivales y reducen su producción. El dolor de cabeza es un síntoma menos común, pero la boca seca y el dolor de cabeza ocurren a veces juntos. Los individuos que tienen esta reacción pueden encontrar a menudo un cierto alivio bebiendo agua con frecuencia, aspirando cubos de hielo o virutas, goma de mascar, y reduciendo en la cafeína.

El estrés y la ansiedad pueden causar muchos síntomas físicos. La tensión muscular, problemas digestivos, respiración rápida y ritmo cardíaco, mareos, temblores y fatiga pueden acompañar a la boca seca y combinación de dolor de cabeza. Para la mayoría de la gente, estos efectos físicos ocurren sólo en momentos de estrés extremo, pero para algunos, son síntomas de una enfermedad mental como trastorno de pánico, trastorno de ansiedad generalizada o fobia social e interfieren de manera consistente con la capacidad de una persona para funcionar normalmente. Las personas con este tipo de trastornos suelen beneficiarse de la medicación y la terapia, los cuales pueden ayudar a aliviar los síntomas físicos y mentales.

La migraña es un tipo particular de dolor de cabeza caracterizado por dolor palpitante moderado a severo que puede ocurrir en uno o ambos lados de la cabeza. La sensibilidad a la luz, náuseas, vómitos y un fenómeno visual llamado aura se asocian con esta condición. Para algunas personas, una boca seca es una característica común de este tipo de dolor de cabeza, ya sea antes, durante o después. Las migrañas son una condición crónica para la cual no hay cura, pero muchas personas que las experimentan pueden obtener alivio con analgésicos y medicamentos que reducen la frecuencia de los episodios.

Con la excepción de algunas migrañas, la mayoría de los dolores de cabeza pueden ser tratados con medicamentos sin receta como aspirina, acetaminofén o ibuprofeno, sin embargo, el uso a largo plazo puede empeorar el problema. Los dolores de cabeza de rebote son con frecuencia el resultado del uso excesivo de la medicación del dolor de cabeza, llevando potencialmente a la dependencia física para guardar el dolor en la bahía. Una persona que está usando estas drogas más de dos a tres veces a la semana podría por lo tanto beneficiarse más de aprender qué causó los síntomas originales, de modo que él o ella pudiera evitar las circunstancias de activación.

A veces se pueden prevenir los síntomas persistentes con medicamentos o cambios en el estilo de vida. Por ejemplo, los episodios de deshidratación a menudo pueden evitarse aumentando la ingesta de agua en momentos vulnerables, mientras que una persona que es susceptible a las migrañas podría ser capaz de reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques evitando los desencadenantes conocidos. Una persona que está tomando medicamentos para tratar un trastorno del estado de ánimo, como depresión o ansiedad, podría encontrar que un profesional de la salud puede sugerir alternativas que no causan estos efectos secundarios.