¿Cuáles son las causas más comunes de entumecimiento del muslo?

Las dos causas más comunes de entumecimiento persistente del muslo son la ciática, que es una compresión o “pellizco” de uno de los nervios centrales en la pierna, y una trombosis venosa profunda, una condición médica marcada por coágulos de sangre que se forman en las piernas pero pueden romperse Libre y se mueven al corazón o al cerebro. Ambos son bastante graves, y en el caso de la trombosis venosa profunda puede ser fatal. El entumecimiento no es siempre una gran preocupación, sin embargo. También puede ser causada por lesión muscular o tensión. En estos casos, la pérdida de sensación suele ser más fugaz, y suele ser relativamente menor. Sin embargo, puede ser incómodo, y la gente suele ser aconsejable por lo menos obtener un examen somero para asegurarse de que no hay algún problema o lesión mayor que necesita ser tratado.

La compresión aguda de la raíz nerviosa, también conocida como ciática, es una de las causas más comunes de entumecimiento del muslo. La ciática puede afectar a cualquier persona, pero es más común en personas que están envejeciendo, que están embarazadas, o que han puesto recientemente en el peso. El entumecimiento relacionado con este tipo de compresión nerviosa típicamente comienza en la parte inferior de la espalda y se irradia a las nalgas, los muslos y las pantorrillas. Algunas personas sienten entumecimiento sólo en sus muslos, pero puede cambiar o cambiar posiciones de un día a otro.

Los pacientes que sufren de esta condición se anima a minimizar el ejercicio cardiovascular con el fin de prevenir posibles complicaciones o agravación. Evitar sentarse o acostarse en la misma posición durante un período de tiempo prolongado puede a veces disminuir los síntomas, también. El masaje ligero de la espalda y las piernas es a menudo la forma más eficaz de alivio inmediato, especialmente cuando los síntomas son relativamente menores. En casos más graves, la cirugía puede ser necesaria.

La trombosis venosa profunda es otra causa común de entumecimiento del muslo. Esta condición se produce cuando un coágulo de sangre se desarrolla en la parte inferior de la pierna. En general, cuanto mayor es el coágulo, más preocupantes son los síntomas: grandes coágulos pueden impedir el flujo sanguíneo y pueden causar refuerzos de las células sanguíneas y otros nutrientes importantes. El entumecimiento es más probable en casos extremos, pero puede ocurrir en respuesta a incluso obstrucciones menores.

Hay un par de cosas diferentes que pueden causar esta condición, pero largos períodos de inactividad suelen ser los más citados. Las personas en vuelos largos suelen estar particularmente en peligro porque los cambios en la altitud y la presión pueden trabajar para alentar a los coágulos a liberarse, lo que a veces conduce a una muerte casi inmediata oa una alteración cerebral. El adormecimiento es una de las señales de advertencia que pueden indicar una situación realmente mala.

En la mayoría de los casos, la trombosis venosa profunda se trata a través del uso de varios medicamentos y procedimientos, pero el ejercicio cardiovascular ligero, como caminar o andar en bicicleta, también puede proporcionar resultados efectivos. Los pacientes que no ven mejoras después de usar estos métodos pueden ser necesarios para someterse a cirugía. En general, cualquier persona diagnosticada con trombosis venosa profunda debe ser vigilada de cerca por un médico, ya que la condición puede ser indicativa de formas más graves de enfermedad cardiovascular.

El entumecimiento frecuentemente también es causado por lesión o trauma. Las personas que han estado en accidentes con sus piernas pueden experimentar esto, al igual que los atletas que no se estiren adecuadamente o que trabajan ciertos músculos en sus piernas con demasiada fuerza. Las lesiones del tendón de la corva son algunas de las más comunes, y pueden incluir un músculo tirado, rasgado o tenso, así como tendinitis u otras lesiones por uso excesivo.

Las personas que desarrollan estas condiciones a menudo se les anima a descansar, estabilizar y hielo de la parte afectada del cuerpo. En casos más severos, la cirugía puede ser necesaria. La recuperación completa de este tipo de lesión puede tomar varias semanas o incluso meses. En la mayoría de los casos, el tiempo de recuperación depende de la gravedad de la enfermedad.

A menudo se alienta a los pacientes que experimentan entumecimiento en curso a buscar asistencia médica lo antes posible. De no hacerlo puede resultar en dolor crónico que no puede ser tratable a través de medicamentos o procedimientos tradicionales. El tratamiento para el entumecimiento del muslo por lo general está estrechamente relacionado con la edad y el nivel de actividad física del paciente, así como la gravedad de la condición.