¿Cuáles son los diferentes tipos de tratamiento de parestesia?

La parestesia se caracteriza a menudo como una dolorosa sensación de agujas y agujas, que se siente principalmente en o justo debajo de la piel. El tratamiento de parestesia depende principalmente de la causa originadora, aunque existen algunas opciones de tratamiento estándar diseñadas para tratar este síntoma. Algunos tipos comunes de tratamiento para la parestesia incluyen el uso de medicamentos de venta libre o de venta con receta, ejercicios o terapia física y cambios en la dieta. Las terapias alternativas como la acupuntura o la intervención quirúrgica también son tratamientos comunes.

Los medicamentos de venta libre o con receta se usan a menudo como métodos de tratamiento de parestesia. Si los síntomas son leves, los analgésicos de venta libre como la aspirina o el ibuprofeno pueden proporcionar alivio suficiente. Medicamentos para el dolor con receta médica pueden ser necesarios en casos más graves. Otros tipos de medicamentos, incluyendo antidepresivos o anticonvulsivos, también pueden ser beneficiosos. Las inyecciones de esteroides o parches de alivio del dolor también han demostrado aliviar los síntomas en muchos pacientes.

El ejercicio se utiliza comúnmente en el tratamiento de la parestesia. Si una parte del cuerpo permanece en una posición durante demasiado tiempo, este síntoma a menudo empeora. Por esta razón, el movimiento frecuente puede ser una opción de tratamiento útil para algunas personas. Un terapeuta físico está calificado para ayudar al paciente a desarrollar un programa de ejercicios que será beneficioso sin causar ningún daño o molestia adicional.

Los cambios en la dieta pueden usarse como una forma de tratamiento de parestesia, especialmente si este síntoma está relacionado con la diabetes. Un control adecuado de los niveles de azúcar en la sangre es importante ya menudo puede aliviar o eliminar los síntomas de parestesia. A menudo se necesita una hormona conocida como insulina además de cambios dietéticos para controlar adecuadamente la diabetes. Generalmente se recomienda que aquellos con parestesias eviten el consumo de alcohol.

Las terapias alternativas como la acupuntura o el masaje se utilizan con frecuencia como opciones de tratamiento de parestesia. Algunos pacientes también pueden beneficiarse de la visita de un quiropráctico. Estas terapias pueden ser particularmente beneficiosas para aquellos que sufren de parestesia debido a un problema con el cuello o la columna vertebral.

La intervención quirúrgica puede usarse ocasionalmente como una forma de tratamiento de parestesia. Este tipo de tratamiento invasivo por lo general sólo se considera si todos los otros métodos de tratamiento han fallado. La cirugía generalmente implica dañar quirúrgicamente los nervios afectados de modo que el dolor ya no se siente. Puede haber efectos secundarios potenciales a largo plazo asociados con este tipo de tratamiento, incluyendo adormecimiento temporal o permanente o parálisis del área afectada. Cualquier pregunta o inquietud que involucre los diversos tipos de tratamiento de parestesia siempre debe ser discutido con un médico u otro profesional médico.